Historia de la Policía Local

Antecedentes e Historia de la Policía Local Cullera

 

INTRODUCCIÓN

Si nos remontamos en la Historia llegamos a la Baja Edad Media, en esa época los visigodos tenían unos funcionarios ejecutivos denominados "Sayones", antecedentes remotos de los agentes de Autoridad. En el tiempo de los árabes nos encontramos con que Córdoba (única ciudad europea con más de un millón de habitantes) contaba con una policía que se le denominaba "Shurta", y se les encargó el mantenimiento del orden público entre las gentes del pueblo bajo y la persecución de los malhechores y ociosos. A sus órdenes estaban los "Derrab", que era una especie de policía armada que tenía como funciones: La escolta de los Gobernadores de las provincias vigilancia nocturna, que ejecutaban por rondas acompañados de perros adiestrados y Prevención y auxilio de la población.

Los Sayones disponían del Fuero de Sayonía por el cual como ejecutores de la justicia tenían derecho a entrada y registro en los domicilios para tomar prendas judiciales o extrajudiciales, hacer efectivos los tributos y penas pecuniarias y captura de delincuentes.

El Fuero de Sayonías se refería a la facultad de entrar en las casas y registrarlas minuciosamente con el fin de cobrar los tributos a los deudores morosos, llegando a veces hasta quitarles las puertas de las viviendas.

Esta brutal forma de actuar, con el paso de los siglos, les dio una pésima imagen y les fue recortando sus abusos hasta su total desaparición. En Madrid, ya con el Fuero de 1202, estos Sayones no actuaron con la dureza que en otras partes en siglos anteriores, pero, no obstante, eran mal vistos y acabaron desapareciendo.

 

ANTECEDENTES

Sus antecedentes se encuentran en los alguaciles, encargados de prestar servicio en las calles, llevar a cabo las rondas por la ciudad, obedecer y hacer cumplir los bandos y ordenanzas que aprobaran el Concejo de la ciudad. Estas primeras competencias desempeñadas fielmente por alguaciles y porteros de vara fueron por primera vez recogidas en una Cédula Real de Mayo de 1609, siendo por entonces Rey de España S. M. Felipe III, recogía las normas, servicios a cumplir y componentes que formarían bajo las órdenes de los denominados Alcaldes de Barrio, subalternos de los Alcaldes Mayores, y que actualmente podríamos identificar con los Concejales en los Ayuntamientos. Esa Cédula indicaba una diferencia entre Alguaciles y Porteros de Vara; los primeros eran el componente esencial para llevar a cabo las funciones de seguridad, vigilancia y cumplimiento de normativa, ya que serían los encargados de efectuar las rondas en las calles; por otro lado, los Porteros de Vara eran, por así llamarlos, la mano derecha de los Alcaldes de Barrio, pues eran los encargados de montar guardia en sus cuarteles y acompañarles en las rondas que por la ciudad éstos efectuasen;  y en el Cuerpo de Vigilantes municipales y Serenos, creados oficialmente en España el 28 de Noviembre de 1844, si bien ya en 1797 Carlos IV a través de edicto los estableció para Madrid, la extensión a toda España se haría por Decreto de la Reina Regente María Cristina en nom­bre de su hija Isabel II. El Cuerpo de Serenos será incorporado a las plantillas municipales en el año 1975 en cumplimiento del Decreto 1199/1974 de 4 de Abril que eran los que velaban por la convivencia y hacían cumplir los mandatos de la autoridad en el siglo XIX.

No podemos terminar este sin hacer referencia allegado histórico que nos ha dejado uno de los personajes que formaban parte de la seguridad personal de los Alcaldes durante los siglos XVII y XVIII, que no son otros que los Porteros de Maza o "Maceros". Estos servidores municipales, que antaño habían sido protectores cercanos a las figuras de reyes, nobles y grandes personalidades de la época medieval, quedaron como vestigio de ésta y aparecían junto a los Alcaldes y personalidades del momento en los grandes eventos municipales. Sus uniformes y armas (mazas de gran tamaño realizadas en cobre) nos han llegado tal y como eran, y hoy día los podemos ver como visten con orgullo los trajes de "Maceros" en eventos tan importantes como en las fiestas patronales de Cullera dedicadas a la Virgen del Castillo y acompañamiento de la corporación municipal en procesiones importantes.

Hasta finales del siglo XIX la organización y competencias de la poli­cía urbana, rural y de seguridad se reglamenta según la Real Orden de 8 de noviembre de 1849, siendo competencia de los ayuntamien­tos las funciones que se le encomienda Gobernación y al alcalde el nombramiento de sus miembros, militares mutilados condecorados, encontrándose su cuartel en una torre situada entre el puente de barcas y la C/ Río.

Alrededor de 1860, Cullera ya tiene presencia de Serenos en sus calles.

 

HISTORIA

El 23 de Febrero de 1857, durante el mandato de Alcalde de D. Vi­cente De Diego Alapont (6 de Octubre de 1856 a 31 de Diciembre de 1858), se crea la plaza de Cabo de Vigilantes nocturnos más voluntarios, existiendo tres: Uno en la Vila, otro en el Arrabal del Mar y el tercero en el Arrabal de San Agustín.

El 21 de Marzo de 1861, estando de Alcalde D. Agustín Piris Carbonell (1 de Enero de 1861 a 31 de Diciembre de 1862), se nombran 5 Al­guaciles, denominándose los tres últimos "Vigilantes de Policía".

En 1875, la Villa de Cullera cuenta ya con 11 Serenos bien uniforma­dos.

En el pleno de 23 de Octubre de 1881, siendo alcalde D. José Cabrera Pastor (Ju­nio de 1881 a Febrero de 1883), es aprobado por unanimidad la creación del Cuerpo de GuardiasMuni­cipales que se compondrá de 5 guardias y un cabo con uniforme y armamento, sirviendo todos ellos como serenos, además el cabo también lo será de los mismos, y con un sueldo, que a igual que los Se­renos era de 2,15 de las antiguas pesetas. Son nombrados guardias Ruperto Fuster Aragó, Andrés de Todos Santos, Francisco Calatayud Crespo, Domingo Costa Prats y el hasta ahora sereno Francisco Font Olivert. Es nombrado como Cabo: Juan Bautista Carbó, estos pasaron de alguaciles a formar parte del cuerpo de Policía Municipal, siendo reformados su vestuario, del que desgraciadamente no se tiene conocimiento de los cambios realizados.(AMC. Libro de Actas nº 42 del M.I.Ayuntamiento. Años 1879 / 1880 / 1881).

La edad mínima para ingresar en la Guardia Municipal, a igual que en otras poblaciones era de 25 años sin  cumplir los 40; la jubilación era a los 60 años y se exigía haber formado parte del ejército, de la Guardia Civil o de los carabineros, acabando el servicio en éstos con una hoja limpia siendo la altura mínima de 1.60 metros; se debían tener conocimientos de instrucción primaria, saber leer y escribir, y realizar las cuatro operaciones matemáticas fundamentales (sumar, restar, multiplicar y dividir).

La guardia Municipal podría considerarse como policías de barrio que todo lo conocían y todo lo sabían; ponían en conocimiento del Ayuntamiento todas las faltas que observaban en las calles, desde un farol averiado hasta la cornisa de un balcón que amenazaba con desprenderse o una casa en estado de ruina. Pero también arriesgaban en ocasiones sus vidas, haciendo de intermediarios en las numerosas riñas que se producían en la ciudad.

El 1 de Julio de 1899 se encargan los trajes de verano de la Guardia Municipal., ya que los que poseían se encontraba  en mal estado de conservación, se recoge en el pleno, y dice: "Vestuarios: Teniendo en cuenta que algunos de los uniformes de verano que usa la guardia municipal están muy deteriorados y necesitan ser renovados y reparados otro, se ordena que sean revisados y según las necesidades que se observen se proceda a su confección,… (AMC. Libro de actas del pleno de 01 de julio de 1899).

Según documento de la Alcaldia De Cullera fechado el 15 de febrero de 1911, siendo por aquel entonces Alcalde D. Joaquin Fenollar, se realiza revisión del equipo y armamento de la Policía Municiapal como la del Cuerpo de Serenos, observandose que ambos cuerpos disponian de: Traje de inviendo, traje de verano, gorras (invierno y verano), revolver y sable con funda y cinturón, además los serenos contaban con capote de paño.

Hacer notar que durante aquellas fechas el servicio de vigilancia se realizaba durante el día por la Policía Municipal, realizandolo por la noche el Cuerpo de Serenos; por lo que ambos cuerpos realizaban denuncias por infracciones a la Ordenanza de Policía y Buen Gobierno, existinedo asi documentos que lo acreditan.

El 26 de Enero de 1931, se aprueban nuevos uniformes para la Guardia Municipal por los cuales se

les conocerá como "Guardias de la Porra", mismo nombre que recibían los Guardias de Madrid, llamados de esa forma por llevar colgando de la muñeca una porra, que en nuestra localidad era de madera con el escudo de latón que hoy podemos ver en el sillón del Alcalde en el Salón de Plenos del M.I.Ayuntamiento y una cinta de correa en el extremo de donde se colgaba.  En estas fechas ya existía la plaza de Inspector.

  Según narra el periódico local Sucrona en el Nº 434, de fecha 31 de enero de 1931, se puede leer:

"La guardia Municipal inaugura la jornada de ocho horas y el nuevo uniforme.

En la mañana del jueves y ante la natural expectación del vecindario, especialmente de las mujeres, la Guardia Municipal estreno los nuevos uniformes de "guardias de la porra" y se implantó la jornada de ocho horas de servicio, siéndose cargo del mando de dicha fuerza el nuevo Inspector de Policía D. Manuel Quincoces Mesa, Suboficial del Ejercito.

Algunos vecinos de los barrios más apartados, donde no asoma la cabeza ningún guardia, dice que a ver si ahora que la jornada es más corta, extreman su vigilancia los guardias, pues hay extremos del pueblo donde las basuras y hasta excrementos constituyen un foco de infección y la fuerza pública debe evitarlo eficazmente, imponiendo multas ó impidiéndolo con rigurosidad. "(AMC. Sucrona 31 de gener de 1931).

Durante los años 40, se ha podido saber que la uniformidad de la Guardia Municipal constaba de uniforme de casaca de cuello cerrado con botonadura plateada y pantalón con ribete, en sus laterales de color verde de color azul.

Se puede decir que el Cuerpo de la Guardia Municipal pasó a denominarse Policía Municipal a partir de la entrada en vigor del Reglamento de Funcionarios de la administración en el año 1952 donde en el artículo 52 venían reflejadas sus funciones, obteniendo el carácter de auxiliares de Agentes de la Autoridad. Hay que destacar que hasta la llegada de este Reglamento, los Policías cambiaban según el Alcalde que tomaba posesión del cargo en ese momento, siendo elegidos por él, hasta darse la circunstancia de que en el día de la bajada procesional de la patrona de Cullera "La Virgen del castillo", se realizó un cambio de policías y se tuvieron que intercambiar la ropa en la Casa Consistorial, justo antes de salir la corporación para el evento. En relación con la uniformidad, esta constaba de guerrera con botonadura plateada con las letras GM (Guardia municipal) y pantalones de color gris con ribete más oscuro, camisa blanca y corbata negra.

Durante los años 60, se uniformó a los agentes que se encontraban destinados a dirigir el tráfico de color blanco y casco.

Entre los años 60, 70 y 80 la Policía municipal de Cullera aumenta sus agentes para poder afrontar el aumento de turismo que en esas épocas se mueven por la geografía de España y como no en Cullera, a la que llegaban ansiosos de playa y sol, pasando de 14 guardias y 3 cabos a 45 guardias 3 cabos y un Oficial Jefe, plaza que desapareció, pasando a ostentar la Jefatura de esta Policía Local  por un Sargento Jefe.

Es a partir de la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Fuerzas Y Cuerpos De Seguridad en el año 1986 (Ley Orgánica 2/86), donde pasa a denominarse Policía Local  y se le otorga al Agente carácter de Agente de la Autoridad  y funciones que van desde la vigilancia y regulación de tráfico hasta la seguridad ciudadana, pasando por el cumplimiento de Bandos y Ordenanzas, Policía Administrativa, etc. En algunas de sus actuaciones colaboran con los Cuerpos de Seguridad del Estado (Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil),  y los que realizan su labor dentro de la Comunidad Autónoma (Policía Autonómica).

Dentro de estos años, en 1981, cocretamente el 1 de Julio,  Cullera es pionera en la integración de la mujer en la Policía Municipal, incorporándose a ella un total de 6 guardias femeninas.

A Partir de la Ley 6/99, de 19 de Abril de la Generalitat Valenciana, de Policías Locales i de Coordinación de  Policías Locales de la Comunidad Valenciana (D.O.G.V. 27/04/1999) realiza un cambio en las categorías existentes en los cuerpos de la policía Local se transformándose en: Agente, Oficial, Inspector, Intendente, Intendente Principal e Intendente General

El 5 de Mayo de 2005, desaparecida en 1994 vuelve a reimplantarse,  el cuerpo especial de la Policía Local de servicio nocturno, con una dotación humana de 1 Inspector, 2 Oficiales y 12 agentes.

En la primera década del año 2000 la plantilla de la Policía Local esta formada por 69 gentes 6 Oficiales, 4 Inspectores y un Inspector Jefe, incremento con­siderable, forzado por el crecimiento de la población, parque móvil de  Cullera y la amplitud  servicios que se demandan (Policía de Barrio, vigi­lancia en plazas, pasos de escolares, regulación y control del tráfico, seguridad ciudadana, área administrativa, etc..), así como por el aumento de tareas que cada vez más le son otorgadas por la Ley vigentes.

El parque móvil, al igual que la plantilla de la Policía también se ha incrementado, siendo actualmente de cuatro vehículos policiales, cuatro motocicletas, dos ciclomotores y dos bicicletas para la vigilancia de las playas, que se utilizan durante la época estival.

Con la creación de la Policía Rural, compuesta por agentes de la Policía Local, compuesta en un principio con 2 miembros, y posteriormente en el año 2003 se incrementa a 4 policías, al mando de un oficial, dotándoles de un vehículo todo terreno y dos motocicletas.

En 2006, por el Decreto del 114/200 de 17 de junio, sobre homogenización y homologación de uniformidad de la Policía Local de la Comunidad Valencia las insignias, así como los colores identificativos de los vehículos se cambian pasando a ser de color azul y blanco con damero en sus laterales y al mismo tiempo se le dota de nuevo armamento.

Creada la plaza de Intendente es ocupada por primera vez por D. Juan José Figueres López el 19 del agosto de 2011.

El 17 de eneroPresentación Unidad Canina de 2017 se presentó un nuevo servicio de la Policia Local de Cullera consistente en la Unidad Canina formada por Oso y Nonu, los pastores belgas que de convierten en los primeros agentes caninos.

El alcalde Jordi Mayor, junto con los agentes adiestradores y el Intendente Jefe de la Policía Local, presentaron la creación de la unidad, con la que se reforzaran los servicios de vigilaría y control que se realiza por parte de la Policía Local con relación con en la detección de sustancias ilegales.

Durante el año 2017 se realiza una modernización tanto de la red de comunicaciones, sustituyendo el sistema analógico por digital lo que da un mayor servicio a la hora de las comunicaciones de esta policía. así como se evita la intromisión de otros canales.

Nuevo programa informático, Winfopol para uso exclusivo y único de la Policía Local, unificando de esa manera todos documentos utilizados.

 

 

                                    El Agente de la Policia Local

CJFP

  • Presentación de la unidad canina